El profesor desempeña en muchas ocasiones un papel clave, no sólo en el sentido académico sino también en el terreno afectivo. En muchas ocasiones depende de ellos que el TDAH sea detectado a tiempo; por lo general a los profesores les cuesta menos que los padres darse cuenta de las cosas que no van bien. Los profesores deben tener presente que el problema tiene solución, siendo conscientes del trastorno y sus consecuencias para aplicar las recomendaciones para profesores en el tratamiento de ADHD.