Se ha demostrado que la práctica habitual del ajedrez tiene múltiples beneficios, pues no solamente se mejoran algunas habilidades cognitivas, como la concentración, el razonamiento abstracto, la visión espacial, la atención, la memoria o el pensamiento lógico, sino que además influye también muy positivamente en el desarrollo de la inteligencia emocional y social de quienes lo practican. En ADHD & Chess hemos preparado un resumen de algunos de los principales beneficios del ajedrez.