II.1 Antes del comienzo de una partida de Ajedrez960 se sortea la posición inicial de las piezas según unas reglas concretas.

Después se juega la partida de la misma forma que en el ajedrez normal. En concreto, las piezas y peones se mueven normalmente y el objetivo de cada jugador es dar jaque mate al rey del oponente.

II.2 Requerimientos de la posición inicial

La posición inicial en Ajedrez960 debe reunir ciertas reglas.

Los peones blancos se ponen en la segunda fila como en el ajedrez normal. Todas las piezas blancas restantes se sitúan al azar en la primera fila, pero con las restricciones siguientes:

  • a. El rey se sitúa en algún lugar entre las dos torres.
  • b. Los alfiles se ponen en casillas de colores distintos.
  • c. Las piezas negras se sitúan simétricamente a las piezas blancas.

La posición inicial se puede generar antes de la partida por medio de un programa informático o usando dados, monedas, cartas, etc.

II.3 El enroque en Ajedrez 960

a. El Ajedrez960 permite que cada jugador se enroque una vez por partida, en un único movimiento que podrá incluir al rey y a la torre. Sin embargo, hay que hacer unas pocas precisiones sobre las reglas del enroque del ajedrez normal, pues éstas presuponen una localización del rey y de la torre que no es aplicable en Ajedrez960.

b. Cómo enrocarse

En Ajedrez 960 la maniobra del enroque se realiza siguiendo uno de estos cuatro métodos, según la posición inicial del rey y de la torre:

  1. Enroque por doble movimiento: se realiza un movimiento con el rey y otro con la torre.
  2. Enroque por trasposición: se trasponen las posiciones del rey y de la torre.
  3. Enroque por movimiento de rey: se mueve sólo el rey.
  4. Enroque por movimiento de torre: se mueve sólo la torre.

Recomendaciones 1. Cuando el enroque lo realice un jugador humano en un tablero físico, se recomienda que mueva el rey fuera de la superficie de juego junto a la que ha de ser su posición final, mueva la torre de su casilla de origen a la de destino, y sitúe entonces el rey en su casilla de destino.

2. Después de enrocarse, las posiciones finales del re