A cualquier edad, pero no se diagnosticará a un niño salvo que los síntomas se presenten continuamente, durante un período de seis meses, y esto afecte su capacidad para participar en actividades apropiadas para su edad.